Dubrovnik


Tras la guerra que asoló el país, Croacia ha reconstruido su infraestructura, revitalizando su imagen de país Mediterraneo con aguas cristalinas, ciudades medievales que mezclan la arquitectura occidental y oriental, el respeto por el medioambiente y las tradiciones con la llegada de turismo. Dubrovnik se ha convertido en el símbolo más característico de esta nueva Croacia que apuesta fuerte por el turismo europeo.

En Dubrovnik no solo encontraremos preciosas playas con un encanto inusual, sino también una oferta cultural para aquellos que quieran disfrutar de un lugar plagado de elegancia, edificios que nos trasladaran a una época en la que el lujo y la ostentación eran los protagonistas.

Dubrovnik esta rodeada por una gran muralla que alberga 16 torres ofreciendonos una visión única del lugar, por ello no debemos perder más tiempo y acceder a ella por la entrada situada en la zona norte, cerca de la iglesia de St. Spasa.

Tras observar la panorámica de la ciudad estamos preparados para descender hacia la Puerta de Pile, por la que accederemos a una amplia rua de piedra, la Placa, que nos conducirá a la zona más aristocrática, palacios simétricos de estilo barroco que nos llevan a la Plaza Luza, desde aquí no hay tiempo que perder; el Palacio Sponza y, a su lado, se encuentra la iglesia de San Blas o Sveti Vlaho.
 
Otro de los monumentos importantes de Dubrovnik es el Palacio de los Rectores y la espectacular Catedral de Velika Gospa.
 
Pasearemos bajo los pórticos de los claustros de San Domingo y San Francisco para dirigirnos a unos de los museos que nos evocaran un gran sentimiento, no podremos dejar de emocionarnos viendo fotografias de guerras recientes como la de este bello país, el Museo Ron Brown.
 
Llegamos a la Fuente de Onofrio con agua potable y fresca que sale por las bocas de las figuras esculpidas
 
Es hora de hacer un alto en el camino y deleitarnos con la gastronomia de Dubrovnik, estamos en una ciudad costera por ello no podemos obviar la bouzara, un guiso de cigalas aunque tambien el cevapi, una especie de salchicha de carne a la parrilla.
 
Si es verano debemos darnos un baño en la playa Gradska Plaza “playa de la ciudad” que se encuentra junto al Lazareto, detras de la Puerta Ploce. Las playas en Dubrovnik suelen ser de arena gorda ya que la zona es muy escarpada y rocosa. Podemos gozar de otras muchas playas desplazandonos a otros lugares muy cercanos. Lo haremos en ferry hasta la isla de Lokrum, esta belleza está denominada como Parque Nacional, veremos las ruinas de un monasterio benedictino, asi como el Jardín Botánico, y una preciosa playa rocosa para nudistas.
 
Una jornada de compras en Dubrovnik puede ser muy divertida, en el Centro Comercial de Novi Stradun, que está en el Barrio de Lapad, se puede encontrar todo lo que busquemos para llevarnos de recuerdo. También podemos comprar joyas en la Placa.

España, Malta, Croacia, Italia

Barco: MSC Poesia

DESDE 0 €