Ravenna


La ciudad de Ravenna fue un asentamiento del Imperio Romano en el siglo V y posteriormente también lo fue del Bizantino hasta el siglo VIII. Por eso conserva una serie de mosaicos cristianos y monumentos que forman una colección de arte única.

Se trata de ocho edificios, el Mausoleo de Galla Placidia, la basílica de San’t Apollinare Nuovo, la capilla archiepiscopal, el Mausoleo de Teodorico, la Iglesia de San Vitale y la Basílica de San Apollinare construida en los siglos V y VI, entre otros. Todos estos edificios enseñan las grandes habilidades arquitectónicas y artísticas de sus respectivas épocas, la tradición greco romana, la iconografía cristiana y los estilos occiental y oriental.
 
Pero además de estos 8 lugares que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad lo cierto es que esta pintoresca ciudad italiana tiene muchos sitios turísticos más para recorrer y entre ellos abundan por supuesto mas iglesias antiguas con mosaicos y esculturas funerarias, iglesias de estilo barroco con pinturas hermosas, un castillo veneciano de 1457, las murallas de la ciudad, el Palacio de Teodorico y una serie de casas con espléndidos mosaicos provenientes de un palacio bizantino.
 
En Ravenna encontraremos también más de 30 kilómetros de costa, con espacios naturales y con atractivas y concurridas playas, para quien desee este tipo de paisaje.