Philipsburg - St. Marteen


En St. Maarten no hay otros límites más que los que impone la naturaleza. Usted podrá escalar el Monte Concordia, el histórico sitio donde los colonos franceses y holandeses acordaron que la gente de St. Maarten/St. Martin debería coexistir de un modo cooperativo.

De lo más sencillo a lo extraordinario, las posibilidades son ilimitadas.
 
Debajo del agua
Con más de 50 localizaciones únicas para buceo, St. Maarten es realmente un destino para buceadores de todos los niveles. Las aguas turquesa que rodean a la isla son prolíficas en color y vida. Aquí los buceadores y quienes practican snorkelling encontrarán miles de peces multicolores, conchas marinas y crustáceos de todas formas y tamaños, así como un arco iris de corales, algas y plantas marinas.
 
Sobre la superficie
Usted puede explorar la isla en kayak y aventurarse en sus numerosas caletas secretas y tranquilas ensenadas. También rentar un Sunfast 20 y disfrutar de una navegación placentera en la laguna Simpson Bay. De hecho, es posible alquilar cualquier tipo de transporte acuático que pueda imaginar en casi todos los resorts y playas, desde hobie cats hasta botes a motor y canoas. Para los amantes del windsurf, en el lado noreste a barlovento de St. Maarten hay dos playas divididas por una península.
De un lado, las aguas calmas de Coconut Grove son ideales para principiantes, mientras que del otro lado, las salvajes de Orient Beach son perfectas para los avanzados.
 
En tierra
Recorra St. Maarten en bicicleta y los kilómetros desaparecerán más rápido que el paso del tiempo. Desde la meseta calcárea de las tierras bajas y los acantilados en Cupecoy a las cumbres de roca volcánica de Paradise Peak y los caminos costeros y las reservas naturales, usted encontrará que montar en bicicleta por los senderos y montañas en St. Maarten es una aventura mágica.
 
En el Museo de St. Maarten podrá conocer la historia de la isla y sus habitantes desde los tiempos prehistóricos a los modernos y aprender sobre la carga que fue recuperada de un buque de guerra británico que se hundió en la costa en 1801. En el St. Maarten Park aprenderá sobre las plantas y animales que estaban aquí cuando los indígenas Arawaks, provenientes de Sudamérica, llegaron por primera vez a las islas del Caribe mientras se deleita con las travesuras de los monos babuinos y tití león dorado. En galerías y estudios en hogares por toda la isla se sorprenderá con la riqueza de talento que existe en el Caribe, mucho del cual se muestra justo aquí, disponible para coleccionistas y admiradores por igual.
 
St. Maarten conocida como la Capital Gastronómica del Caribe, ofrece una amplia variedad de experiencias culinarias, mayor que cualquier otra isla en el mundo. Quédese aquí por un año y nunca cenará en el mismo lugar dos veces. Realmente, un paraíso gourmet, la cocina de todo el mundo está muy bien representada por los más de 350 restaurantes de la isla con selecciones de italiana, tailandesa, india y japonesa, sólo por nombrar algunas. Los aromas se mezclan en el aire mientras los chefs combinan los sabores dulces y picantes del caribe con recetas sofisticadas de las capitales del mundo de la alta cocina.