Cannes


En nuestros días, para todos, Cannes es la capital mundial del cine. Es la ciudad de las lentejuelas y actrices de cine principiantes, de los oros y yates (a menudo inmóviles), de oropeles y estrellas. Es la estancia paradisíaca de los grandes de este mundo y de los afortunados. Es la agitación de los congresos internacionales. Es asimismo, en verano, el estremecimiento del veraneante quien, con la cabeza llena de sueños, pisotea la alfombra roja de los escalones del palacio.

Cannes posee un entorno encantador bajo un cielo clemente y suave. Maravillosa bahía, lugar armonioso, cobijo de colinas que calman los vientos extranjeros, promontorio que domina la playa, dos islas vecinas que cercan y protegen la costa, toda esta conjunción astral siempre ha fascinado a los turistas y los ha atraído hasta aquí.

El barrio del Suquet es el centro del casco antiguo de la ciudad con su dédalo de callejuelas pintorescas, sus escaleras y sus típicas casas antiguas. Al pie de la colina del Suquet se encuentra el antiguo Puerto de Cannes. La más antigua parte «Le Quai St Pierre» data de 1838. Este puerto alberga suntuosos yates y antiguos aparejos, así como la flotilla de los pescadores de Cannes que lanzan sus redes enfrente de la costa de la bahía.

Museo de La Castre: Situado en los vestigios del castillo medieval del Suquet, el Museo de la Castre está clasificado monumento histórico. Este museo, orientado hacia la etnología de mundos y culturas exóticas, procede de las subvenciones de la ciudad de Cannes, del Barón Lycklama, aficionado de antigüedades egipcias y mediterráneas.

Museo del Mar: Está instalado desde 1973 en la parte más antigua del Fort Royal de la isla Santa-Margarita. Clasificado monumento histórico, usted podrá visitar las prisiones de Estado, y la célula de la Máscara de Hierro, donde fue encarcelado el misterioso preso durante 11 años.
 
El Espacio Miramar: Está situado en la planta baja del antiguo hotel Palacio Miramar al ángulo de la rue Pasteur y del bulevar de la Croisette, este lugar cultural está dedicado a las exposiciones temporales vinculadas a la fotografía y a las artes plásticas.
 
La Malmaison: Situada en la Croisette, estuvo estrechamente vinculada a la historia del Gran Hotel. La Malmaison es el único pabellón que subsiste del conjunto primitivo, del cual era el salón de juegos y el salón de té.
 
Frente a la bahía de Cannes, las islas de Lérins le dan la bienvenida. En un marco idílico de naturaleza preservada, estos lunares en el Mediterráneo ofrecen a los visitantes una colección única que combina fauna y flora así como una historia singular que mezcla los misterios de la Máscara de hierro con el sosiego de los monjes cistercienses. Todo aquí invita al descubrimiento.
 
La Isla Sainte Marguerite: Es la primera procedente del continente. Desde Cannes, sus orillas están muy cercanas y los más temerarios casi podrían regresar nadando. La isla Sainte Marguerite impone su diferencia por su tamaño y la variedad de su biotopo. Esencias raras de Mediterráneo y aves migratorias codean las orillas de las aguas translúcidas donde abundan las Posidonias. Apenas haya desembarcado, quedamos impresionados por las fragancias de los pinos y eucaliptos de este lugar.
 
Desde el aperitivo en las calles del Suquet hasta los restaurantes de playas de nuestra espléndida bahía de Cannes, los establecimientos le brindarán la más cálida acogida. Desde las cervecerías hasta los bares de vino, sin olvidar los establecimientos tendencia, especialidades extranjeras y cocina del mundo. Podrá si le apetece, pasar fácilmente de los erizos de mar y de los pequeños fritos locales a los sushis japoneses, de la ternera charolesa al antílope africano, de rellenos de Cannes a la avestruz australiana, de la bearnesa a la harissa y otras salsas suaves y pimentadas importadas de las orillas de la Volga o de los archipiélagos polinesios.
 
 

 

 

Francia, España, Italia.

Barco: MSC Orchestra

DESDE 399 €